Monumento toma de posesión del Estrecho de Magallanes

18 mt. diámetro x 11 mt. alto

Ubicación costanera del Estrecho de Magallanes, Punta Arenas.

Obra Bicentenario. República de Chile.

  • Monumento toma de posesión del Estrecho de Magallanes

  • Monumento toma de posesión del Estrecho de Magallanes

  • Monumento al Trabajador del Petróleo

  • Detalle - Monumento al Trabajador del Petróleo

  • Detalle - Monumento al Trabajador del Petróleo

  • Monumento a la Araucania

  • Detalle - Monumento a la Araucania

  • Detalle - Monumento a la Araucania

  • Figura Conquistador Español

  • Figura Sembrador Europeo

  • Figura Caupolicán

  • Figura Machi

  • Alonso de Ercilla

  • Machi tocando kultrun

  • Machi y su chamal

  • "John Williams Wilson", capitán de fragata.

  • Escudo De La Republica De Croacia

    Descripción


    El Monumento conmemorativo "Toma de Posesión del Estrecho de Magallanes", del escultor Guillermo Meriño, inserto en el Tercer Tramo del Proyecto Costanera del Estrecho de Magallanes de Punta Arenas, se compone de un volumen central que integra en su vista principal la proa de la Goleta Ancud, impulsada por 4 marinos y soldados, desprendiéndose de un macizo rocoso, que evoca el lugar de arribo de la tripulación. Sobre este volumen, avanza victorioso y expectante frente al paisaje, un grupo de 11 personajes más representativos de la expedición, comandados por el Capitán de Fragata Don Juan Williams y una fuente de agua circular, integrada por 2 seres de la mitología de Chiloé.


    Significado

    Mateo Martinic Beros

    Premio Nacional de Historia 2000


    La Toma de Posesión del estrecho de Magallanes significó la ocupación e incorporación efectiva del territorio meridional americano al dominio de la república de Chile en 1843. Sin lugar a dudas fue un suceso trascendente de la vida nacional durante el siglo XIX. Esencialmente fue un acto de reivindicación de un derecho histórico, ejercido en forma pacífica y con recursos casi mezquinos, que hizo posible que la Nación Chilena en proceso de formación se asentara donde no había podido conseguirlo el poderoso Imperio Español de otrora.


    Tal suceso trascendente, bien se sabe, fue inspirado genialmente por Libertador Bernardo O¨¨Higgins y realizado por la determinación del gobierno del presidente Manuel Bulnes, con la participación eficaz del Intendente de Chiloé Domingo Espiñeira, y permitió la incorporación de los territorios de las actuales Regiones de Magallanes, Aysén y parte de la de los Lagos, y brindó al país su proyección antártica. Ese acto memorable, expresivo de una epopeya de laborioso esfuerzo creador en lo que fue su organización y su exitoso desarrollo culminado entre el 21 de septiembre y el 30 de octubre de 1843, no habría sido posible sin el concurso fundamental de la gente de Chiloé.


    Así su máxima autoridad gubernativa ya mencionada, el capitán del puerto de Ancud John Williams, el teniente de Artillería Manuel González Hidalgo, los artesanos y gente de mar, en fin, participaron con entusiasmo y con eficiencia dignos de encomio en la noble empresa cuya responsabilidad les encomendó la Patria. Consiguieron así, para la Historia, que su digna tarea indisolublemente asociada a la gesta que importó la incorporación del suelo meridional para Chile.


    Nada más justo, entonces, que recordar de manera apropiada para la posterioridad el magno suceso en su doble significado. Fue así que oportunamente se dispuso la erección de un monumento en Punta Arenas que rememorara la Toma del Estrecho de Magallanes, y la participación de cuantos la habían hecho felizmente posible.


    El resultado, a la vista de la maqueta del monumento, es sencillamente admirable por su belleza plástica, por interpretación acertada del suceso histórico y del papel que cupo a sus protagonistas, y por la fuerza que sugiere la concepción y ejecución del conjunto escultórico. ¡Es, se reitera, una obra bellísima y ajustada por donde se la mire! expresiva y el acierto logrado en la interpretación, nos satisfacen plenamente, visto nuestro conocido rigor en las cosas de la Historia Regional. Vemos así realizado de modo magistral el momento culminante del arribo de las goleta "Ancud" al estrecho de Magallanes, a la costa de la Patagonia, pero significando –así lo entendemos- en un gesto especial, como lo es el de la varazón intencionada de la nave, una suerte de anclaje en la tierra firme, expresivo de una voluntad de arraigo sin retorno: ¡Es Chile que ha venido a quedarse para siempre en la Región Austral! Y lo hace impulsado por los brazos fuertes, por el empuje recio y la energía de los marineros y soldados chilotes ¡Simplemente admirable!.


    En esta interpretación plástica está representada así la decisión reivindicatoria soberana que inspiró la expedición nacional, pero, al propio tiempo, -y este es el mérito singular de la genialidad de Guillermo Meriño también la voluntad de sus hombres de permanecer y asentarse en la nueva tierra, suerte de adelanto temporal que otros chilotes harían efectivo a lo largo del tiempo, con su fecunda inmigración a Magallanes.


    En síntesis: por su belleza plástica, por su fuerza interpretativa de lo histórico y lo espiritual involucrados en la epopeya que se rememora, por sus proporciones, por el tratamiento realista y su grandiosidad, el monumento "A la Toma de Posesión del Estrecho de Magallanes", es en nuestra opinión la obra felizmente acertada para materializar la iniciativa de que se trata, máxime si a la misma se le ha reservado un solar excepcional por su ubicación urbana, como parte de una obra ciertamente emblemática de cara al Bicentenario de la República.


    Volumen Central


    Comprende la representación volumétrica de la proa de la Goleta Ancud, desprendiéndose de un macizo rocoso, que servirá de soporte estructural para todos los elementos que comprenden el conjunto del Monumento. Su orientación será en sentido perpendicular a la Costanera del Estrecho, a fin de mostrar la idea de la nave arribando. A cada lado de la nave van dos marinos, dos de la Armada y dos del Ejército, que en posiciones angulares dinámicas, impulsan la nave con vigor y reciedumbre ante el rigor del mar y los violentos temporales. Las figuras laterales representan la totalidad de los marinos y artilleros que componían la tripulación. La goleta conservará sus líneas toscas y macizas, la cubierta remata hacia popa en un gran frontón. En contraste con las rústicas líneas de construcción de la nave original, se contemplan dos volúmenes de terminación fina de proa, estilo barroco y un cañón de ruedas atadas a su cureña, elementos que representan la llegada de la cultura occidental al territorio aborigen.


    Tripulación


    Encabeza la tripulación (con vestuario de la época) el capitán John Williams, quien desde la nave indica con decisión su voluntad de elegir la Punta Santa Ana para tomar posesión del territorio, sosteniendo con su otra mano el mástil con la bandera de la República de Chile. Hay que decir que Williams es quien, finalmente, cumple el deseo de O"Higgins de tomar posesión del territorio magallánico. Acompañando al capitán están: el coronel y sabio naturalista Bernardo Philippi, oteando el asombroso paisaje patagónico y con el mapa del territorio en una mano; Benancia Elgele una de las mujeres que venían a bordo (símbolo de la procreación), la cual tiene una gallina en sus brazos; y Ignacia Leyba con profunda fe, elevando sus brazos, agrdeciendo a Dios, el teniente de artillería Manuel González, portando un fusil, quien tenía como misión el resguardo del territorio; el carpintero Lorenzo Aro inclinado con una herramienta de construcción (una sierra), cuyo oficio sería vital para el grupo; el niño Horacio Williams, hijo del capitán, que simboliza el futuro, y que conduce un caprino destinado a la crianza; y por último, un grupo de marinos y soldados, ubicados en la parte inferior de la proa de la nave. En el sector inferior de la proa se ha integrado un grupo de cuatro marinos y artilleros que impulsan la nave (Recardo Didimos, José Santana, Cabo José Idalgo y Sipriano Jaros) simbolizando el sacrificado esfuerzo y embates frente a las tempestades e inclemencias del mar. Cada una de las figuras que integran el conjunto escultórico sobre cubierta representan sus roles, expectación


    Frontón mirando al Estrecho


    En el frontón posterior, formado por un corte vertical de la roca, de una altura de 5 mts. X 4 mts. de ancho, se ubica un relieve en el que figuran el Padre de la Patria General don Bernardo O"Higgins, principal impulsor de la idea de tomar posesión del Estrecho de Magallanes y sus territorios, y quien antes de su muerte dijera: "Magallanes, Magallanes"; palabras que se veràn en al parte superior de muro, a la derecha de O"Higgins, aparece el Presidente de la República don Manuel Bulnes y a su izquierda, aparece el Intendente de Ancud don Domingo Espiñeira, quien en ejercicio del cargo dispuso la construcción de la goleta de guerra Ancud y el alistamiento de la expedición.


    Es importante señalar que se forma una especie de cadena para hacer realidad el deseo de Bernardo O"Higgins de tomar posesión del Estrecho de Magallanes. Esta cadena comienza por él mismo. Continúa con su amigo don Manuel Bulnes (entonces Presidente de la República), quien asume su deseo. Este, a su vez, da la orden de comenzar la empresa al intendente de Ancud don Domingo Espiñeira. Espiñeira pone a la cabeza de la misión al capitán de fragata John Williams, quien es el último eslabón de la cadena y quien finalmente cumple el deseo de O"Higgins.


    Fuente cibernética


    Contempla la obra una fuente de agua de 18 m. de diámetro y 0.70 m. de profundidad, incorporando un sofisticado sistema computarizado de juego de agua y luz sub-acuatica, generando cascada de cuatro desniveles irregulares, umbral de agua y 14 chorros sincronizados con variadas frecuencias de movimiento impulsados con motores de embobinado especial PE2+PA y equipos SP Grundfos de última tecnología. La proa de la Goleta Ancud, se desplazará sustentada en bloques de piedras o rocas escalonadas en cuatro desniveles. Aparecen sobre el nivel de la fuente, una pareja de Deidades marinas de la Mitología chilota (1) la "Pincoya" acompañada de su "Millalobo", en actitud de alegres movimientos, figuras que se integrarán a los juegos de agua.


    1: La Pincoya, mujer pez del mar que personifica la fecundidad de las especies marinas y tiene por esposo al fornido Millalobo, (lobo dorado), mitad humano, mitad pez . Este personaje cuida desde lejos a su compañera, cuando esta se entrega a la danza mágica para la supervivencia de la especie. Humberto Soto "Mitos folklóricos de Chiloé".

    Bicentenario de la República de Chile


    El Estado de Chile a través de la Ley Nº 19.522, determina la necesidad de erigir dos monumentos para conmemorar la Toma de Posesión del Estrecho de Magallanes por el Estado de Chile, el 21 de septiembre de 1843, gesta llevada a cabo por los Tripulantes de la Goleta Ancud, esta ley define que en dos ciudades de nuestro país se deben erigir estos monumentos, uno en la ciudad de Ancud y otro en la ciudad de Punta Arenas.


    En reunión de la Comisión creada por la Ley antes señalada, celebrada el 28 de mayo de 2008, integrada por la Intendenta Eugenia Mancilla, los Senadores Carlos Bianchi y Pedro Muñoz, Diputada Carolina Goic, Alcalde Juan Morano, Secretarios/as ministeriales el CORE y las Agrupaciones Hijos de Chiloé, procedieron a aprobar por unanimidad el proyecto escultórico expuesto por su autor, Escultor Guillermo Meriño y en 4º Sesión Extraordinaria del Consejo Regional, celebrada el 22 de agosto de 2008, se aprueba el financiamiento del proyecto para erigir la obra de arte que conmemore la hazaña de los tripulantes de la Goleta Ancud.


    El año 2012, mediante licitación pública, fue adjudicada la construcción del Monumento en homenaje a los tripulantes de la Goleta Ancud a la empresa AXIS por un monto de $1.250.000.000. Obra en ejecución, ubicada en avenida Colón con Costanera, en la ciudad de Punta Arenas, Chile.


    Volver Arriba